Skip to content

“Las cárceles en Estados Unidos son campos de concentración”

2016/03/04

(Colombia Informa) Fred Hampton Jr. es hijo del revolucionario Fred Hampton, reconocido líder del Partido Pantera Negra de Estados Unidos asesinado en 1967 a los 21 años, mientras dormía. Su fredhamptonhijo siguió el legado de rebeldía, organizando comunidades en los mismos barrios populares de la ciudad de Chicago y dentro de las cárceles. Colombia Informa tuvo la oportunidad de conversar con Fred Hampton Jr sobre su historia y sus luchas actividades actuales.

Colombia Informa: ¿Cómo es su nombre y de dónde viene?

Fred Hampton Jr.: Soy Chairman Fred Hampton Jr, hijo del Secretario General Fred Hampton y de Akua Njeri, antes conocida como Deborah Johnson. Fred Hampton era integrante, en el Estado de Illinois, del Partido Pantera Negra. Fue asesinado el 4 de diciembre en el año 1969 junto con el capitán de defensa Mark Clark, como parte del ataque permanente (o going) del gobierno nacional contra el movimiento de poder negro bajo el Programa de Contra-Inteligencia, una estrategia creada por el ex-director del FBI, J. Edgar Hoover, y diseñada por el director del FBI, William Sullivan. El mismo gobierno dice que el programa fue creado con el fin de “desacreditar, perturbar y destruir cualquier movimiento nacionalista negro” lo que implicaba más de 90% del ejecutivo del Partido Pantera Negra.

Actualmente soy el secretario general en el Comité de Presos de Conciencia / Cachorros del Partido Pantera Negra -POCC/BPPC- , una organización que pretende seguir con el legado del Partido Pantera Negra. Somos los cachorros ideológicos del Partido Pantera Negra. Nos vemos como los nietos de Marcus Garvey, los hijos del Malcolm X y los cachorros ideológicos del Partido Pantera Negra. Intentamos continuar el legado de una de las organizaciones más revolucionarias que ha visto Norteamérica.

C.I.: ¿Cuáles son los retos hoy para alcanzar el nivel de organización que tuvo el Partido Pantera Negra en la década de los 60?

F.H.: Pues el legado del Partido Pantera Negra sigue bajo ataque, seguimos siendo perseguidos. Se sabe que fue una organización derrotada militarmente pero que ganó ideológicamente. Hasta hoy, la fuerza pública dispara a la tumba de mi papa Fred Hampton. En Illinois, en la cárcel o en el campo de concentración Menard, si la guardia encuentra a un preso con la foto mía o de mi padre, le suman 6 meses a sus sentencias y los ponen en aislamiento. La organización sigue siendo perseguida y también hay otras organizaciones creadas por el Estado que intentan cooptar el legado del Partido Pantera Negra.

C.I.: Su organización trabaja en el tema de presos políticos, ¿cómo empezó a trabajar en este tema?

F.H.: Yo soy un ex-preso político. Me privaron de la libertad por casi nueve años en cada cárcel o campo de concentración en el estado de Illinois. El Estado hizo un montaje judicial en el que se manifiesta que yo, supuestamente, destruí dos tiendas coreanas en el sur de Chicago durante las rebeliones que ocurrieron como respuesta al veredicto sobre la paliza que la policía de Los Ángeles le dio a Rodney King. Durante el juicio, que no fue realmente un juicio sino un linchamiento legal, lo dejaron muy claro porque me arrestaron. Hicieron preguntas acerca de mis creencias políticas, mi lucha, lo que represento y si era el hijo de Fred Hampton. Luego me dieron la sentencia de 18 años y, para entonces, los sentenciados solo debían cumplir con la mitad de la sentencia. Me trasladaron de una cárcel a otra cárcel, incluyendo la prisión de Tamms Supermax.

Estuve ahí y dentro de las cárceles fundamos el Comité de Presos de Conciencia -POCC-. Había una lucha para enfrentar la cuestión de quién cuenta como preso político que nosotros quisimos superar, para lo cual planteamos que el comité estaba abierto a la gente que desarrollara su conciencia política mientras estaba en la cárcel y también para la gente privada de la libertad por su conciencia política.

En todos los casos, los presos de conciencia son personas privadas de la libertad en campos de concentración bajo el auspicio de la guerra contra las drogas, la guerra contra las armas, la guerra contra las Pandillas y la última excusa que es la guerra contra el terrorismo que básicamente es una guerra contra los pueblos. Entonces así nació POCC, literalmente dentro los campos de concentración.

C.I.: ¿Por qué usa el término “campos de concentración”?

F.H.: Nosotros usamos el término “campos de concentración” porque es un término brutal para una realidad igualmente brutal. Entendemos el uso de eufemismos, entendemos que el Estado pretende quitar el dolor de esas realidades. Cuando empleo la expresión “campos de concentración”, no la aprendí de un libro o una película, conocí las atrocidades actuales, las padecí y sé que hoy hay miles que también las sufren.

Por ejemplo, en la cárcel Cook County las mujeres tienen que lavar sus toallas higiénicas para reutilizarlas; en la cárcel Pontiac, los presos van a las visitas con máscaras negras tapando su cara y con un protector de goma tapando su boca, y encadenados al piso. Allí las celdas fueron rediseñadas para ser más bajas que el hombre promedio, para que nunca puedan pararse. Así son las condiciones dentro los campos de concentración, la medicación forzada que sufre Mumia Abu-Jamal, las condiciones de Oscar López Rivera, Leonard Peltier y Ruchell Cinque Magee, el asesinato de Hugo Pinell en California. Si estuvieran pasando este tipo de atrocidades afuera de los Estados Unidos, serían reconocidos como violaciones de derechos humanos.

Cuando surgieron las fotos de la cárcel Abu Gharaib de la tortura de los presos, varios hombres de mi comunidad en el lado sur de Chicago, lo que nosotros nombramos Chiraq, preguntaron: “¿Cuál es el problema? Esto es normal” porque ven estas cosas siempre en las cárceles.

C.I.: ¿Por qué es importante la organización dentro de las cárceles?

F.H.: Es muy importante por varias razones. Algunos de nuestros mejores recursos están encerrados, y no podemos olvidarlos. Me gusta lo que dicen ustedes “no estamos todos, faltan los presos”. No puedes hablar sobre una comunidad sin hablar de las personas que fueron secuestrados y encarcelados de ella.

Si parte de nuestra comunidad es robada a través de la guerra contra las pandillas o la guerra contra las drogas, eso se convierte en tendencia y nos van a seguir robando personas, el sistema nunca está satisfecho. Y la casa por cárcel no es diferente porque la fuerza pública tiene el derecho de revisar las viviendas cuando se les da la gana, entran y destruyen todo. Por otro lado, las empresas telefónicas se aprovechan de la gente que quiere hablar con sus seres queridos que están en la cárcel imponiendo enormes sobre costos.

Los niños nacen dentro de la cárcel, mientras las mamas están encadenadas a la cama y el papa no puede estar. No hay ninguna cifra que refleje el daño que hace el sistema carcelario a nuestras comunidades. El mariscal del Partido Pantera Negra, George Jackson, dijo que “capitalismo no solo afecta la economía sino las psiquis de las personas”. Tiene impactos psicológicos, económicos y políticos en una comunidad donde todos los días se están llevando gente a la cárcel.

C.I.: ¿Qué hace POCC/BPPC actualmente? 

F.H.: Realizamos una variedad de programas y campañas. Una “Triple C” que tiene que ver con los jóvenes y la comunidad y consiste en ir a los parques en los barrios del lado sur de Chicago, Chiraq, y hacemos escuelas de formación política en la comunidad. También tenemos escuelas de formación en los lugares populares del barrio como las peluquerías, las tiendas, entre otros. Además, tenemos un programa de alimentación gratuita junto con el Comité del cuatro de diciembre donde trabaja mi mama, Akua Njeri.

Hacemos dos grandes movilizaciones anuales: una el cuatro de diciembre donde conmemoramos las vidas del Secretario Fred y Mark Clark, ademas de otros revolucionarios caídos y otra el 30 de agosto que es el cumpleaños de Fred Hampton.

En el ámbito de los presos, tenemos un programa para facilitar la comunicación entre la comunidad y los presos para que todas las personas privadas de la libertad tengan algún contacto con alguien de afuera y que este contacto esté pendiente de la condición del preso.

C.I.: ¿Un mensaje para los presos políticos en Colombia?

F.H.: A mis compañeros y compañeras que están privados de la libertad, los entiendo. Yo también fui encerrado muchos años y entiendo el miedo de no tener ninguna garantía de que salgas o que, si algo te pasa, nadie se entere. Pero venceremos. Desde acá decimos “liberen a todos”. Creemos que si alguno de nosotros no está libre, ninguno o estará. No podemos dejar que secuestren a nuestros amigos, compañeros y familiares sin una lucha, no los hemos olvidado y tenemos que mantener el contacto con ellos. Tenemos que seguir visibilizando la brutalidad y las contradicciones que se enfrentan nuestros hermanos encarcelados y tenemos que devolverlos a sus comunidades. ¡Liberen a todos!

CI ZP/MP/03/03/16/12:00

http://www.colombiainforma.info/internacional/america-del-norte/3116-entrevista-con-fred-hampton

No comments yet

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s

%d bloggers like this: