Skip to content

El preso político más antiguo de EEUU (desde 1976)

2014/02/04

Leonar Peltier preso político en USA[Magda Bandera – La Marea] La tradición ha sido inmortalizada en cientos de películas. Los pavos asados coronan las exuberantes mesas de los estadounidenses que cada año celebran en familia el Día de Acción de Gracias (Thanksgiving, en inglés) el último jueves de noviembre. De ese modo, recrean la comida de hermandad que, según la mitología fundacional, ofrecieron los indios de la tribu wampanoag a los peregrinos europeos que en 1620 llegaron a Plymouth (Massachussets) a bordo del Mayflower.

Justo en ese lugar, se celebra simultáneamente desde 1970 una conmemoración bien distinta. Bautizada como Día de Luto (Day of Mourning), congrega a centenares de personas, en su mayoría nativos americanos, con el objetivo de destripar lo que sus organizadores califican de propaganda oficial. Tanto la que ha inventado una idílica cena que nunca existió como la que justifica que uno de los líderes del Movimiento Indio Americano (AIM), Leonard Peltier, lleve 36 años en la cárcel cumpliendo dos cadenas perpetuas consecutivas por la muerte de dos agentes federales en 1975, a pesar de que no hay pruebas concluyentes en su contra. Éste es el principal argumento de Amnistía Internacional (AI) para pedir la liberación de quien considera un preso político.

 

Desde 1981, esta ONG se basa en los documentos que demuestran que en los años 70 el FBI (Oficina Federal de Investigación) “fabricó pruebas falsas para meter entre rejas a líderes negros, indios y de otras minorías”, tal como publicaba en octubre de ese año el New York Times. Amnistía ha modificado su estrategia recientemente. Tras constatar que las solicitudes para obtener el indulto han sido ignoradas de forma sistemática y concluir que no será posible volver a pedir la libertad condicional hasta 2024, demanda la liberación de Peltier por motivos humanitarios.

 

A sus 69 años, este indio de las tribus anishinable-lakota tiene serios problemas de salud. Es diabético, ha perdido la visión de un ojo, y se encuentra encarcelado en Florida, a más de 3.200 kilómetros de distancia de sus familiares, que residen en North Dakota, por lo que no recibe demasiadas visitas. Su situación ha empeorado recientemente. Según ha explicado a este medio el portavoz del comité que lucha por la defensa de Peltier, Delaney Bruce, “en 2009, fue golpeado violentamente. En 2011, se le acusó de asaltar a un guardia. No le tocó, ni siquiera estuvo en la misma mhabitación que él, pero Leonard fue castigado con dureza por ese motivo”. Los miembros del comité están convencidos de que el incidente fue inventado “para retratarle como un prisionero violento y así evitar que pueda ser indultado por Obama”.

 

En los últimos meses, algunos columnistas estadounidenses han señalado a su actual presidente los paralelismos entre el caso Peltier y el de Nelson Mandela. Barack Obama dijo haber quedado impactado por la visita que hizo junto a su familia al preso 46.664 de Robben Island, el pasado junio. Mandela, que pasó 27 años encarcelado, es una de las muchas personalidades que han solicitado el indulto para Peltier. El líder sudafricano dirigió su petición a Bill Clinton. Y, probablemente, ésa fue la ocasión en que la liberación estuvo más cercana. Sin embargo, poco después de que el expresidente demócrata se comprometiera a estudiar el caso, en diciembre de 2000, más de 500 agentes del FBI marcharon hasta la Casa Blanca para presionar en contra del indulto.

 

Seguimiento a los activistas

 

La inteligencia estadounidense siguió muy de cerca los movimientos de los principales activistas de los años 70. El mismo FBI reconoce en una escueta nota publicada en su web que el programa Cointelpro fue creado para “interrumpir las actividades del Partido Comunista de los EEUU”, pero acabó aplicándose a otros grupos, “como el Ku Klux Klan, el Partido Socialista de los Trabajadores y el de las Panteras Negras”. Oficialmente, funcionó entre 1956 y 1971, pero algunos documentos hechos públicos gracias a la Ley de Libre Acceso a la Información (FOIA), y que permanecieron ocultos durante el juicio a Peltier, han demostrado que el FBI estuvo vigilando las actividades del Movimiento Indio Americano en Pine Ridge antes de que se produjera el tiroteo que acabó con la vida de los agentes Jack Coler y Ron Williams, y del joven indio Joe Stuntz el 26 de junio de 1975.

 

Tal como explica el comité de defensa de Peltier, ese día los policías entraron en un rancho de la reserva, una propiedad privada, para detener a uno de sus residentes, que presuntamente había robado un par de botas de cowboy. Era el último de los virulentos conflictos que estaban teniendo lugar en Pine Ridge, entre ellos varias muertes de nativos a manos de hombres blancos. Además de una pobreza extrema, en la reserva se vivía un clima tan violento que los mayores del lugar pidieron protección a la AIM. Varios activistas respondieron a la llamada y acamparon en el rancho.

 

Peltier era uno de ellos. Otros dos compañeros suyos que también fueron juzgados por los hechos de Pine Ridge en una causa separada fueron puestos en libertad. “El jurado entendió que Butler y Robideau [los otros acusados] estaban actuando en defensa propia”, explican los defensores de Leonard Peltier. Amnistía Internacional señala algunas de las principales irregularidades cometidas con el preso político que lleva más años encarcelado en Estados Unidos.

 

Para empezar, el principal testimonio usado para lograr la extradición de Peltier, que huyó a Canadá poco después de que se produjeran los crímenes. La testigo confesó después que había declarado contra él tras ser acosada y amenazada por el FBI. Sin embargo, el juez rechazó que la defensa de Peltier la llamara en calidad de testigo “porque podría ser altamente perjudicial para el Gobierno”, recuerda en un artículo Zeke Johnson, director de Amnistía Internacional USA. Asimismo, en 1980, la Corte de Apelación a la que recurrieron los abogados de Peltier reconoció que “hay algunas pruebas en el expediente de conductas indebidas por parte de algunos agentes del FBI, pero somos reacios a atribuirles aún más malas conductas”.

 

La comisión responsable de conceder la libertad provisional siempre se la ha denegado porque Peltier no acepta la responsabilidad criminal por los asesinatos. Sin embargo, en una ocasión, este organismo afirmó que “la Fiscalía ha admitido la falta de evidencia directa de que usted [Peltier] participó personalmente en las ejecuciones de dos agentes del FBI”. “Como cualquier inocente, Leonard jamás renunciará a luchar por su libertad”, asegura Bruce. Desde la cárcel, el líder de AIM no sólo reivindica sus derechos, sino que también participa en otras causas, a las que apoya con la venta de los cuadros que pinta. El próximo Día de Luto, el 28 de noviembre, los manifestantes convocados por la UAINE (Unión de Indios Americanos de Nueva Inglaterra) volverán a homenajear a Peltier.

 

Este año, además, cuentan con una valiosa información para su campaña desmitificadora. El pasado mayo, los investigadores forenses del Museo de Historia Natural de la Smithsonian Institution confirmaron que los primeros colonos ingleses, la comunidad que se instaló en Jamestown (Virginia) en 1607, recurrieron al canibalismo para subsistir en el duro invierno de 1609. Esa historia es mucho más difícil de enseñar en la escuela, apuntan.

No comments yet

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s

%d bloggers like this: