Skip to content

Henri Alleg: 1921-2013

2013/09/14

Henri Alleg[Mumia Abu-Jamal] Henri Alleg era un periodista de periodistas. De ascendencia franco-argelino, presenció en persona los horrores y brutalidades de la guerra de Argelia.

Lo que lo distinguía de sus compañeros era su disposición a levantar la voz en contra del Estado, el cual libraba una guerra anti-colonial basada, en gran parte, en el terrorismo de Estado y la tortura.

Alleg desafió al Estado al escribir sobre la tortura empleada por Francia, y por eso, suscitó la ira de las autoridades. Pusieron su nombre en su lista de gente para detener, y cuando finalmente lo encontraron en la casa de un amigo (el matemático Maurice Audin) se lo llevaron a un centro en las afueras de Argel llamado El Biar, donde utilizaron la tortura repetidamente para obligarlo a dar los nombres de sus fuentes y contactos.

En La Cuestión, sus memorias de la tortura que vivió,  Alleg relata el uso por parte del Estado del electro-shock, el pentotal sódico (suero de la verdad) y,  sí señores, el simulacro de ahogamiento conocido como el ‘submarino’ o el ‘waterboarding’,  para quebrantarlo.

Sin embargo, aunque parezca increíble ––¡realmente increíble!––  él no se rompió. Ningún nombre de ninguna fuente o colega se deslizó por sus labios.

Henri había tomado una decisión. No sólo iba a aguantar las torturas;  prefería morir antes de traicionar a los demás. Cuando sus torturadores se dieron cuenta de esto, reconocieron que podrían matarlo pero que no lo iban a quebrantar.

Al  ser trasladado al campo de concentración de Lodi y luego al penal Barberousse, Henri Alleg hizo notas sobre su tortura, y encontró maneras innovadoras de sacarlas clandestinamente de aquel lugar oscuro.  Esas notas y trozos de papel de contrabando se convirtieron en su libro de memorias publicado en 1958 – La Cuestión.

El libro electrizó a Francia, porque sacó a la luz el sistema secreto de tortura que se extendía por toda la colonia de Argelia. Fue una sensación.

Henri Alleg no se rompió en El Biar. No murió. No delató. No traicionó. Simplemente escribió.
Y por eso, el mundo es mejor.

Henri Alleg: Nació en julio de 1921 – Murió en julio de 2013, con mucha vida de por medio.

Henri Alleg, hombre tranquilo, pequeño de estatura pero de corazón gigante, recordado.

Desde la nación encarcelada, soy Mumia Abu-Jamal.

–© ’13 maj

19 de julio de 2013

Audio grabado por Noelle Hanrahan: www.prisonradio.org

Texto circulado por Fatirah Litestar01@aol.com

Traducción Amig@s de Mumia, México

No comments yet

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s

%d bloggers like this: