Skip to content

La censura – estatal y corporativa

2013/05/21

censorship[Mumia Abu-Jamal] Cuando hablamos de “la libertad de prensa” prometida en la Primera Enmienda de la Constitución de Estados Unidos, generalmente lo hacemos con un aire de auto-elogio y auto-aplauso.

Alexis de Tocqueville, uno de los mejores observadores de Estados Unidos, vio esta característica de la nación y la criticó en su obra clásica de 1835, La democracia en América.

Pero la Constitución habla del papel del Estado, del Congreso, mientras guarda silencio sobre el poder de las corporaciones privadas, aquellas que son dueñas de la prensa, la radio y la televisión, aquellas que contratan y despiden a la gente que trabaja en esas industrias.

Y ahí está el detalle, porque el Congreso está a miles de kilómetros de distancia de un periodista, pero el jefe de una empresa o sus agentes (los editores) están ahí mismo supervisándolo.

Y aunque ningún reportero, locutor o DJ teme recibir un citatorio del Congreso, a todos les da miedo recibir una llamada de su jefe.  Por eso están atentos a  las maneras de pensar y actuar de quienes firman sus cheques.  Aprenden a medir la temperatura de la situación en su lugar de trabajo, y temen hacer olas.

Irak fue el ejemplo perfecto, como se nota en el caso de Christiane Amanpour, entonces  corresponsal internacional para CNN. Amanpour dijo en CNBC:

Creo que la prensa fue amordazada, y creo que la prensa se auto-amordazó.  Lamento decirlo, pero la televisión seguramente, y  tal vez hasta cierto punto mi canal CNN estaban intimidados por el gobierno y sus tropas en Fox News. Y a decir verdad, eso creó un clima de miedo y auto-censura, desde mi punto de vista, en términos de la clase de difusión que nosotros hacíamos”. *

¡Ahí está!  Periodistas auto-censurándose a sí mismos en el momento cuando la nación enfrentaba la decisión más crítica que una nación puede enfrentar: guerra o paz.

Romper con esa auto-censura significaría desafiar no solo al personal administrativo, sino también a los altos mandos.  A pesar de los horrorosos costos de la guerra –– la muerte de tal vez un millón de iraquíes y varios miles de estadounidenses; los millones de iraquíes desplazados, sus ciudades destruidas y sus sociedades atomizadas; la reputación de Estados Unidos por los suelos––, los periodistas no eran capaces de hacer esto.

En la tragedia de Shakespeare, Ricardo III, el rey que enfrenta su inminente ruina, lamenta la falta de un caballo.  Por falta de un caballo, se perdió un reino.

Por falta de verdaderos medios de comunicación, se perdió una nación.

Desde la nación encarcelada soy Mumia Abu-Jamal.

*Fuente: Peter Johnson, Amanpour: CNN practiced self-censorship,” USA Today, 9/15/2003, Mon., p. 40.

-© ‘13maj

15 de abril de 2013

Audio grabado por Noelle Hanrahan: www.prisonradio.org

Texto circulado por Fatirah Litestar01@aol.com

Traducción Amig@s de Mumia, México

No comments yet

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s

%d bloggers like this: