Skip to content

Almas sobre hielo

2012/02/15

Estatu Batuetako Occupy Mugimenduaren inguruko Mumia Abu-Jamalen balorazioak, espetxetik:

[Mumia Abu-Jamal] Cuando supe del llamado apenas enviado en Oakland, California a “Ocupar las prisiones”, me quedé boquiabierto.

No es un llamado particularmente radical, pero es muy oportuno, porque las prisiones se han vuelto una metáfora para el lado sombrío de Estados Unidos, por así decirlo.  Se han pronunciado mares de palabras sobre la libertad en el Movimiento Occupy; ya es hora de centrar la atención en la realidad que Estados Unidos es líder de la industria del encarcelamiento.

Durante décadas, Estados Unidos ha sido el carcelero más grande del mundo, en gran parte debido a los efectos insidiosos de la llamada “guerra contra la droga”, mejor descrito, según yo, como  “la guerra contra los pobres”.

Y para Occupy, ahora un movimiento internacional, no faltan prisiones entre las que elegir. Cada estado, cada distrito rural, cada aldea en Estados Unidos tiene una prisión ––un lugar donde la Constitución no existe y donde la esclavitud está prácticamente legalizada

Cuando la profesora de Derecho MichelIe Alexander abordó el tema, su libro El Nuevo Jim Crow se vendió como pan caliente ––100,000 ejemplares en unos pocos meses.

Y donde hayan prisiones, hay tortura, golpizas brutales, graves humillaciones, censura perversa, hasta asesinatos, y todo esto bajo un sistema jurídico tan ciego como aquella estatua que levanta en alto una balanza, mientras sus ojos se cubren con un frígido pliegue de tela.

Entonces ¿qué es lo que Occupy debe hacer?

En un principio, debe apoyar a los movimientos que llaman a la libertad del hermano Lakota, Leonard Peltier, de los veteranos de MOVE del 8 de agosto 1978, de los dos integrantes que quedan de “los 3 de Angola”:  Herman Wallace y Albert Woodfox, de Sundiata Acoli, de Russell ‘Maroon’ Shoatz y de las hermanas que han pasado vidas enteras en infiernos de acero y ladrillos.

Pero el Movimiento Ocuppy debe hacer mucho más.

De la misma manera que ha cambiado su debate y su paradigma sobre temas económicos, debe hacer girar la rueda del llamado “Sistema de Justicia Penal” en Estados Unidos, el cual es, en realidad, un destructivo y contraproducente despilfarro de $69 mil millones de dólares que se gasta en la represión cada año, mejor conocido entre activistas como el Complejo Industrial Carcelario.

Esto implica más que un evento de un solo día, no importa qué tan masivo o impresionante sea. Significa la construcción de un movimiento masivo que exige y pelea por un cambio verdadero, y eventualmente, por la abolición de estructuras que hacen mucho más daño social que beneficio.

Significa la abolición de las unidades del confinamiento en solitario, porque  éstas no son otra cosa que modernizadas cámaras de tortura para los pobres.

Significa la derogación de las leyes represivas que apoyan dichas estructuras.

Significa el cambio social—o no significa nada.

Entonces, comencemos. ¡Abajo el Complejo Industrial Carcelario!

©’12 Mumia Abu-Jamal
2012ko otsailaren 2an idatzia
Itzulpena Mexikoko Mumiaren Lagunak

No comments yet

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s

%d bloggers like this: